Dos

Mientras, ¿qué es lo que pasa con Pedro?

A Pedro cada vez le duele más la tripa por las mañanas. Los deberes le cuestan cada vez más y tarda una eternidad en realizarlos. Sólo está contento los fines de semana. El domingo por la noche no encuentra la hora de irse a la cama, como si de esa manera pudiera evitar que llegara el lunes. En casa, no cuenta nada de lo que hace en el Colegio.

¿Tiene Pedro una Dificultad de Aprendizaje?

¿Qué tipos de Dificultades de Aprendizaje hay?

Dependiendo de la edad, ¿qué signos podría presentar Pedro?

Ahora María, con mayor información, y procesada esta, vuelve a solicitar una entrevista con la Maestra de Pedro.

La Maestra de Pedro sigue reticente, pero la actitud sosegada de María hace que no pueda considerarla una histérica; además, habla y menciona cosas que realmente le ocurren a Pedro en el aula. En tanto en cuanto María sea capaz de rebatir todos los argumentos de la Maestra y consiga acorralarla, tendrá posibilidad de que la Maestra tenga que recurrir, a modo de escapada, a la solicitud de una evaluación por el Gabinete de Orientación. Esto puede que no ocurra en esta entrevista, pero si no es así, María lo volverá a intentar un poco más adelante.

María y José han conocido, a través de Internet, una Asociación de Dislexia, y gracias a ello, se han enterado de los derechos y de las posibilidades que hay de evaluación e intervención. Aunque también les han advertido que el Colegio se dedicará a darles largas.

Como la incertidumbre es cada vez mayor, deciden, finalmente, realizar una evaluación a Pedro independiente del Colegio. Le han llevado a un Centro privado recomendado por la Asociación de Dislexia, de reconocido prestigio.

La evaluación confirma las sospechas. La incertidumbre da paso a la realidad. Pedro tiene rasgos disléxicos. Al entregarles el informe, un profesional les explica qué es eso de rasgos disléxicos.

María quiere saber: ¿Pero es o no Dislexia?

El profesional le explica por qué, técnicamente, no se puede hablar con franqueza de Dislexia: según la definición de esta, hace falta un retraso de dos años para poder diagnosticarle de Dislexia.

¿Y ahora qué? Se preguntan María y José.

Junto a la evaluación efectuada a Pedro, se dan una serie de pautas para intervenir favorablemente en el proceso de Aprendizaje de Pedro.

¿Qué posibilidades de Intervención se plantean?

1.- A nivel privado: Logopedia, Profesor de Apoyo...
2.- En el Colegio: para ello se dependerá del grado de implicación del Centro y de la Maestra de Pedro, para que este reciba el apoyo necesario.
3.- A nivel Institucional: Logopedia en un centro concertado a través del Instituto Nacional de la Salud.

Como María y José han consultado un poco el tema de la intervención a nivel privado, y han visto precios al respecto, deciden intentar las otras dos vías: el Colegio, y la Intervención Institucional.

El primer paso es llevar el informe a su Maestra.

En la Asociación, les han dado una serie de recomendaciones (o más bien sugerencias) para llevárselas impresas a la Maestra.

María lleva el informe a la Maestra. Esta no tiene más remedio que hacérselo llegar al Gabinete de Orientación que, presumiblemente, lo desacreditará por tratarse de un Centro Privado, algo sobre lo que les han advertido en la Asociación, por lo que María intenta otra vía, además: la Seguridad Social.

Para ello ha recurrido a Catalina, la Pediatra de Pedro, que les ha informado que se trata de un recurso francamente complicado puesto que tiene que ser autorizado por la Inspección de Zona.

¿Cómo se realiza la derivación a un Centro Concertado a través del Sistema Nacional de Salud?

María y José empiezan a agobiarse un poco. El tiempo avanza, Pedro se estanca y no parece haber progresos en el Colegio. Además, en la Asociación han conocido casos de otros niños con una historia parecida a lo que a ellos les ha ocurrido: largas en el Colegio y problemas cada vez más acentuados en los niños.

En una jornada informativa de la Asociación, asisten a una Conferencia dada por una psicóloga, sobre Autoestima y Dificultades de Aprendizaje. Salen aterrados: la principal consecuencia de las Dificultades de Aprendizaje es la pérdida de autoestima que se va produciendo en el niño, y ello se pone de manifiesto en conductas de evitación y rechazo hacia todo aquello que le genera angustia, esto es, el colegio.

Al terminar la conferencia, abordan a la psicóloga y le plantean lo que le está pasando a Pedro: no cuenta nada del colegio, le duele la tripa cada vez más frecuentemente, etc.

La psicóloga les explica que Pedro está en un momento delicado del proceso madurativo de su personalidad, y que las cosas no van a mejorar mientras no se pongan los medios, o las intervenciones necesarias para que él no se sienta angustiado en el Colegio. Probablemente Pedro es ya consciente de lo que está viviendo en el Colegio y empieza a sentirse diferente a sus compañeros, lo cual es cierto, pero, como en algún momento le habrán dicho que es torpe, lo más probable es que esa diferencia esté empezando a vivirla como una torpeza propia. No querrá ir al cole para no sentirse torpe.

María y José saben de niños en la Asociación que están en tratamiento psicológico por falta de autoestima.

-¿Qué se puede hacer? –pregunta María a la psicóloga.

-Pedro, ¿sabe lo que le está ocurriendo? –pregunta a su vez la psicóloga.

-¡CLARO QUE NO! –responde María.

-Pues lo primero que tenéis que hacer es hablar con él y hablar de ello con naturalidad, explicándole lo que está sucediendo y por qué.

UN NIÑO CON UNA DIFICULTAD DE APRENDIZAJE SE SIENTE DISTINTO DE LOS DEMÁS, POR LO QUE DEBE SABER A QUÉ SE DEBE ESA DIFERENCIA DÁNDOLE LAS EXPLICACIONES QUE SEAN NECESARIAS.

Pedro ha llegado con una nota en la Agenda en la que citan a María y José para una entrevista en el Colegio.

Tras concertar una entrevista, acuden y se encuentran a la Maestra de Pedro junto a otra persona que resulta ser una psicopedagoga del Gabinete de Orientación correspondiente al Colegio.

La psicopedagoga, con el informe de Pedro en la mano, les comunica que no procede realizar ninguna evaluación, ya que, tal y como figura en el informe aportado, Pedro tiene un ligero retraso que no es significativo, por lo que no necesita ninguna intervención especial por parte del Colegio. Que le ayuden un poco más en casa con los deberes y que, poco a poco, su ritmo de aprendizaje se irá adecuando al de los demás.

José interviene: -Mi hijo tiene dislexia.

-Pedro no tiene dislexia –dice la psicopedagoga- No se puede diagnosticar de dislexia a un niño mientras no haya un desfase de dos años.

-¿Y qué hacemos? ¿Nos cruzamos de brazos durante dos años y no hacemos nada para que Pedro pueda ser diagnosticado de Dislexia?

-Créame, su hijo no tiene Dislexia. He visto muchos casos y a Pedro lo único que le pasa es que va más lento.

María y José no salen nada contentos de esa entrevista. Evidentemente el Colegio no va a hacer nada. La vía institucional tiene una larga lista de espera. Empiezan a plantearse la necesidad de recurrir a algún medio privado, cueste lo que cueste.

[Fin Dos] [Ir a Tres]