Prólogo

A través de esta Guía para padres despistados, hemos pretendido narrar la forma en que los padres descubren las Dificultades de Aprendizaje de sus hijos. A través de una serie de personajes imaginarios, hemos novelado una historia excesivamente frecuente. A medida que, en el desarrollo de los acontecimientos, vayan surgiendo conceptos o planteamientos nuevos, aparecerán enlaces que nos llevarán, en una nueva ventana, a la explicación o exposición de dichos conceptos. Para esto nos ayudará Dixle, el logo de AVADIS, ya que con su presencia nos indicará que se trata de un enlace externo.

En mayor o menor medida, nuestra propia experiencia se verá reflejada en las situaciones por las que van pasando nuestros protagonistas. Ni que decir tiene que, cuanto menos nos veamos reflejados en esta historia, tanto mejor para nuestros hijos.

Nota para Maestros y Profesores: aunque el Maestro de esta historia pueda parecer el malo de la película, ello no quiere decir que pensemos que todos los Maestros sean así. Necesitábamos un “malo” y le ha tocado ser al Maestro. No obstante, y como podréis comprobar a medida que se desarrollan los acontecimientos, nada es lo que parece, porque, en términos de Rob Long, el problema es el problema, en referencia a que la Dislexia es el problema y no el niño o la niña, ni los padres, ni tampoco el maestro.

Nuestra única pretensión es sensibilizar al profesorado de un problema frecuente, serio e importante, que puede acabar teniendo una grave repercusión sobre los niños con Dificultades de Aprendizaje.

1 comentario:

anapi dijo...

La historia describe muy bien nuestra propia historia con mi hija de 8 años, el punto 4 puede seguir: llegamos a 3º de primaria sin saber si es dislexia o simple falta de atención o las dos cosas o nada, madre desesperada que quiere saber si es que existe un problema, padre que dice que su hija a lo mejor tiene un coeficiente intelectual bajo y niña que tiene cada vez más baja su autoestima, nadie da respuestas y en el colegio el equipo de orientación por llamarle de alguna manera parece cerrar los ojos, y escuchamos frase como "De gracias a Dios de que su hija no sea un sindrome de down" AMEN